Juegas al golf

golf-1024x300

Incluye

 Valoración médico–deportiva

Estudio del gesto deportivo

Entrenamiento de la fuerza personalizado: opcional

Asesoramiento nutricional: opcional

Duración

 Semanas

Profesionales que te van a atender

  • Médico deportivo / Traumatólogo
  • Entrenador personal
  • Nutricionista

Precio

Consultar

El golf es un deporte cada vez ha ido ganando popularidad tanto entre aficionados como entre profesionales.

Parte del encanto del golf es que permite que individuos de diferentes edades, tamaño y habilidades, participen en el mismo campo de competencia. Como resultado es una actividad que puede ser disfrutada durante toda la vida, independientemente si se juega para relajarse y divertirse, como si se trata de una práctica competitiva.

Si bien el golf no es considerado como un deporte con altas demandas físicas, la acción de golpear una pelota de golf en los 18 hoyos de forma eficaz requiere una mezcla  de flexibilidad dinámica, coordinación neuromuscular, fuerza y potencia. A su vez la capacidad aeróbica entrenada permite mantener un rendimiento óptimo durante más tiempo y retrasar la aparición de la fatiga muscular.

Si un golfista carece de un nivel adecuado de alguna de estas capacidades, no sólo su rendimiento se verá disminuido, sino que debido a la naturaleza repetitiva del deporte, se incrementará el riesgo de lesiones ósteo-musculares. El golf es un deporte que requiere que los músculos del cuerpo trabajen de manera sinérgica y coordinada para producir patrones de movimientos de precisión, técnica y control de la fuerza. Por esta razón, los golfistas deberían ser capaces de transferir efectivamente la energía desde el suelo, a través de las piernas, las caderas, el COREy los brazos hasta el palo de golf, para de esta manera obtener resultados óptimos.

Desde de la Unidad consideramos básico en la práctica del golf trabajar los músculos de manera eficiente y efectiva para obtener un sinergismo, alcanzando la máxima velocidad y precisión, durante el mayor tiempo posible y evitar las lesiones.

Por eso, proponemos un programa en el que se realice inicialmente una valoración médico-deportiva personalizada para saber cuál es el punto de partida y a dónde se quiere llegar. Posteriormente se realiza un estudio del gesto deportivo para mejorar el rendimiento, y  más importante aún si cabe, evitar o minimizar el número e intensidad de lesiones deportivas asociadas al golf.

Algunas de las lesiones más frecuentes en la práctica del golf son:

Miembro superior:

– Epicondilitis izquierda y epitrocleitis derecha.

Tendinitis del hombro izquierdo en el jugador diestro.

Dolor de muñeca: estiloiditis radial o cubital.

Columna:

Cervicalgias y lumbalgias.

Artrosis facetaria de la columna lumbar.

Espondilolistesis.

Miembro inferior:

Tendinitis de los aductores.

Pubalgia.

Tendinopatía del aquíleo.

Nos ponemos en contacto contigo

Los campos con asterisco (*) son obligatorios